Entradas populares

sábado, 4 de agosto de 2012

psicanálise e o amor do ponto de vista de Carl Gustav Jung

JUNG, Carl, Gustav (2008) Sobre el Amor, Trotta, Madrid, 85 pp.
 Cuando se piensa  en el amor a la luz del psicoanálisis, es inevitable referir a Sigmund Freud como uno de los autores principales que abordó este tema y le dio una nueva dimensión. No obstante, hay que mencionar también a Carl Gustav Jung, uno de sus discípulos, que profundizó la temática del sentimiento amoroso y de las relaciones humanas condicionadas por él en muchas de sus variantes.
Sobre el Amor representa una selección bien hecha de los escritos de Jung acerca de estee asunto. 
Ya que el propio autor refiere que: "el problema del amor se me aparece como una montaña monstruosamente grande que con toda mi experiencia no ha hecho más que elevarse" (p.9), es difícil imaginar que en este libro se encontraría toda la teoría y reflexión junguiana sobre el tema. Lo que se nota es que este conjunto de ensayos está muy bien organizado por temas más generales: sobre el amor, sobre el Eros, sobre el matrimonio, sobre la comunidad, una relación que cura y se ha propuesto una posible conclusión de los estudios sobre la temática amorosa.
Segundo refiere Marianne Schiess en el prólogo la obra da juicios concretos sobre la relacción del individuo y su mundo anterior. A través de las reflexiones sobre el amor, se pretenden comprender las relaciones íntimas e interpersonales a todos los niveles, desde la compatibilidad anímica en el sentido vasto de la palabra, hasta el erotismo el matrimonio y la familia.
El amor es visto como una fuerza divina, complexa, profunda y rica que comprende y abarca todas las esferas de la vida y del mundo. intentando hacer una distinción entre el amor por el prójimo, el amor por la patria, el amor entre los esposos, el amor materno y el amor filial, como apenas algunas de las variantes de este sentimiento, Jung pretende destacar la idea de que en toda y cualquier relación amorosa lo que se necesita es mucha abnegación, supresión del egoísmo, un poco del sentido por lo sagrado, el sentimiento de responsabilidad hacie el otro.
teniendo en cuenta el carácter complejo de este sentimiento, se analizan también las relaciones entre el poder el dominio, el deseo de poseer el otro.
Siendo un gran defensor del amor en el sentido del misterio cristiano de la palabra, Jung en sus ensayos reunidos en este libro defiende la idea de que la incapacidad de las personas de amar es lo que las bloquea y no les permite vivir plenamente y hacer que las cosas se vuelvan más bellas.
Haciendo una distinción entre el modo fdemenino y el masculino de amar, Jung tal vez proponga una visión un poco simplista de las relaciones sentimentales, subrayando que la mujer es la que ama a un ser humano y el hombre está más dispuesto de amar los objetos, lo que podría explicar un poco su deseo de dominar y poseer.
en lo que se refiere al erotismo, para este autor el Eros no es apenas el sinónimo para una relación sexual, el eros es una fuerza que supera los límites de lo humano, no banaliza al individuo y no lo reduce apenas al objeto del deseo. Siendo el eros el principio de la vinculación, de acuerdo con el autor este principio también pertenece a la mujer, mientras que para el hombre se reserva el Logos como el principio supremo del interés objetivo.
Acerca del matrimonio, Jung tiene la idea de que un hombre y una mujer deben mantener una relación individual, es decir ser desarrollados como personas e personalidades para poder tener un matrimonio saludable. De acuerdo con sus propias palabras (p.13) "con el amor de los esposos dejamos atrás el terreno del espíritu y nos adentramos en esa esfera intermedia que se extiende entre el espíritu y el instinto, donde, por una parte la llama pura del eros se excita hasta convertirse en el fuego de la sexualidad, y por otra, formas del amor ideales como el amor paterno, el amor a la patria, el amor al prójimo se mezclan con la avidez del poder personal y con el deseo de poseer y dominar". Analizando un poco esta afirmación, se puede llegar a la conclusión de que el amor en la práctica es una destreza de saber combinar muy bien el elemento carnal y el espiritual.
Aunque Jung cuestione algunos de los preceptos históricos de la institución matrimonial y se interrogue sobre los papeles del hombre y de la mujer en la contemporaneidad, defiende la idea del matrimonio como tal y es de opinión que algo mucho más fuerte que la mera atracción sexual debe unir a um determinado hombre y una determinada mujer.
Todas las virtudes y ventajas del matrimonio, segundo el autor, deben estar direccionadas a la formación de una comunidad y por eso se afirma que (p.62): " Vivir huyendo de sí mismo es una cosa amarga y vivir con uno mismo requiere una serie de virtudes cristianas que en este caso hay que aplicar a uno mismo: la paciencia, el amor, la fe , la esperanza y la humildad".
El hecho de haberse mencionado la paciencia y la humildad juntamente con la célebre tríade da fe esperanza y amor en las relaciones humanas, les atribuyen un carácter todavía más sagrado y complejo, porque eso implica renunciar completamente al egoísmo y a la vanidad, sin perderse la fuerza de la personalidad humana.
Para Jung, el amor es una fuerza salvífica, algo que nunca se podrá ni explicar ni comprender completamente, pero hay que saber sentirlo y saber investir en esta emoción, porque ella es una de las supremas leyes y de los mayores misterios que existen en el mundo.