Entradas populares

sábado, 18 de agosto de 2012

la crisis del crecimiento en "El Guardián entre el Centeno" de J. D. Salinger

SALINGER, J. D. (2005) El Guardián entre el Centeno,  Alienza Editorial, Madrid, 228 pp.
Provocó muchas polémicas en el año 1951 en que fue publicado, las autoridades escolares en Estados Unidos exigieron su prohibición por promover todo aquello que estropeaba la juventud (el tabaco, el alcohol, las relaciones sexuales antes del matrimonio y el lenguaje coloquial), el libro de J. D. Salinger El Guardián entre el Centeno es una novela sobre el crecimiento y el descubrimiento de la vida a través de experiencias propias, no siempre muy deseables y socialmente aprobadas (la expulsión de la escuela por malas notas, la vida nocturna y los encuentros con prostitutas, el hecho de no hablar durante un tiempo con los padres).
El protagonista Holden, que inicialmente parece un típico adolescente del siglo XX (perezoso, rebelde, a quien no le gusta hacer nada serio, a veces mal educado en su forma de hablar), en el fondo no es un malo ejemplo para las generaciones jóvenes, sino un chico que pretende encontrar su camino en la vida y hacer sus propias elecciones, aunque estén equivocadas y juzgadas. Aunque a veces miente, es infantil, hace exactamente aquello que más critica, es un personaje profundo, que tiene sus reflexiones auténticas sobre el mundo y las personas que lo rodean.  Cuando se refiere a las experiencias íntimas, destaca que no se tiene que insistir en el sexo si se desea conocer a una chica, es muy romántico cuando describe la sensación de estar de manos dadas con la chica que le gusta, es interesante su opinión sobre los abogados que se enriquecen defendiendo a personas que no lo merecen en vez de "salvar las verdades". 
Lo más emocionante en toda la novela es su relación con la hermana Phoebe, cuyo personaje está muy bien construido. La niña parece ser la única persona a quien él realmente ama, es alguien que le inspira ternura, es una especie de su "voz de conciencia", la única cosa que le gusta es pasar el tiempo con ella, para ella tiene paciencia, la lleva al zoológico y se preocupa cuando ella no quiere ir a la escuela y cuando le dice que se calle. Siendo él mismo el prototipo de un antihéroe, en su íntimo se revelan algunas características muy positivas y deseables, el amor que tiene por su hermana lo vuelve en un carácter complejo que no debe ser juzgado apenas por sus acciones y palabras. Holdden es un chico que entiende del cine y de la literatura, apenas revoltado contra las injusticias  del sistema y mentiras de la sociedad, que a pesar de todos sus errores quiere volver a hablar con sus padres , asistir a la psicoterapia y volver a tener una vida normal.
el título se debe a una fantasía suya de estar escondido en el centeno y que se encuentra al borde del precipicio, protegiendo a los niños y no permitiendo que caigan. Este deseo es un indicador de que pretende avisar a los niños y adolescentes que el camino que él había escogido es peligroso y muchas veces incierto y quiere prevenirlos de los errores que él había cometido en su vida.
Aunque después de la publicación de esta novela el número de casos de jóvenes que abandonaron la escuela o la universidad haya aumentado mucho, aunque el tabaco, el alcohol y la promiscuidad sexual hayan crecido, no se puede decir que el único factor que conllevó a eso fue este libro.
La narración no sigue un riguroso orden cronológico porque los acontecimientos se interrompen con las reflexiones y observaciones del mundo íntimo del protagonista.
La novela a veces peca en el estilo, porque hay demasiadas repeticiones de la expresión "y todo eso", hay también demasiado lenguaje coloquial, pero es una obra que vale la pena leer, especialmente por los monólogos interiores, los estados psicológicos del personaje principal y por su fuerte y próxima relación con Phoebe. Este libro es un clásico,  tiene su indudable valor estético, pero está lejos de ser considerado el mejor libro de la literatura americana de siempre.