Entradas populares

martes, 21 de agosto de 2012

fortaleza y fuerza del hombre contemporáneo

BUZZATI, Dino (2009) El Desierto de los Tártaros, Alianza Editorial, Madrid, 254 pp.
En muchas obras literarias del siglo XX la fortaleza ha sido la metáfora por excelencia de la soledad y del aislamiento del hombre contemporaneo. Cuando a esta imagen se junta la rigidez de las reglas militares y la dureza de la vida cotidiana en una fortaleza casi olvidada y que nadie lleva en serio, se obtiene una gran novela, la obra más célebre del autor italiano Dino Buzzati. 
En el Desierto de los Tártaros, a través de la trayectoria de la vida de Giovanni Drogo, que fue destinado a la fortaleza de Bastioni para pasar apenas cuatro meses y acaba por permanecer allí por el resto de su vida se entrelazan los temas de la soledad, de la rutina, de la incomunicación de sus verdaderos deseos y temores, ni siquiera a la propia madre, la inadaptación (tanto la inicial a la vida del cuartel, a la privación de la libertad y de todo lo que antes le había gustado, como la posterior, cuando el protagonista regresa a su casa), la opción entre la monotonía que al mismo tiempo significa tranquilidad y seguridad y los sueños, las ambiciones, la libertad. Se coloca también la cuestión sobre la medida en que el propio hombre es responsable por sus escojas y fracasos.
Giovanni a lo largo de la novela se busca a si mismo, busca su lugar y su felicidad, pero no consigue encontrarlos porque prefiere o se le impone un camino duro, lleno de angustia e incoprensión, que lo acompañará durante toda su vida.  Cuando después de cuatro años de servicio regresa a su ciudad nmatal, encuentra su cuarto en las mismas condiciones en que lo había dejado, pero nota cambios importantes en todas las personas que habían formado parte de su infancia y su juventud: sus hermanos se habían marchado de casa, su madre rezaba en la iglesia, sus amigos se casaron o siguieron las propias carreras, la joven de quien estaba enamorado de repente se vio muy fútil y distante y él se halla envuelto en su soledad, sus pensamientos y su mundo interior impenetrable como las murallas de la fortaleza militar.
Cuando está de nuevo entre los militares se siente viejo, superado, innecesario, y cuando finalmente comienza la guerra, él no tiene la oportunidad de disfrutarla como un soldado valiente, viéndose enfermo, decrépito y abandonado a su suerte, obligado a pasar sus últimos días en una posada desconocida, lejos de todos y de todo.  Aún así, sonríe a las estrellas en su última noche, acreditando que  dios va a perdonar las culpas de su conciencia no demasiado sobrecargada.
El punto más fuerte de la novela es justamente la descripción de los sentimientos del protagonista frente a la dureza e insensibilidad del mundo exterior, siendo el desierto, la lalnura y la fortaleza las mejores representaciones de la realidad contemporánea en que parecen haberse perdido la sensación de la importancia de los lazos humanos. Cuestionando las fronteras entre la fuerza y la fragilidad, el orgullo y la ambición por un lado y la humildad y la resignación por otro, esta novela revela lo imprescindible que es luchar, aceptarse a sí mismo y aceptar el mundo, avisa lo peligroso que puede ser el conformismo y lo difícil que es hacer las opciones correctas en la vida.